Seguramente has escuchado sobre los abonos orgánicos y sus múltiples beneficios para la siembra en general, aunque puede que tengas alguna duda sobre ellos. Por eso, hoy te contaremos todo lo que necesitas saber sobre los fertilizantes orgánicos y cómo puedes hacerlos desde la comodidad de tu hogar.

El primer paso es saber qué son específicamente estos tipos de abono de orígen orgánico. Resulta que este tipo de fertilizante proviene de los restos de alimentos, animales y vegetales mezclados con residuos de cultivos y cualquier otra fuente orgánica o natural.

Gracias a esta combinación, cuentan con grandes propiedades que actúan sobre el suelo, aumentando su fertilidad, mejorado su calidad para el cultivo y más.

Beneficios de los fertilizantes orgánicos

Como te mencionamos anteriormente, son muchos los beneficios que se pueden obtener de los fertilizantes a la hora de cultivar. A continuación, te mencionamos algunos de los más importantes:

  • Incrementan la productividad del suelo gracias a su alto nivel de vitaminas y minerales como el fósforo y potasio que estimular la actividad de los microorganismos y contribuyen con el desarrollo de las plantas.
  • Favorece a la estructura y textura del suelo, mejora la permeabilidad para un mejor drenaje y aireación del mismo para estimular la actividad radicular y una mayor acción de los organismos presentes en el cultivo.
  • Mejoran la absorción de las radiaciones solares permitiendo que el suelo adquiera mayor temperatura que le permita absorber de mejor forma los nutrientes.
  • Ayudan a retener mejor la humedad, lo que permite un mejor crecimiento de los cultivos.
  • Restablecen los niveles de materia orgánica.
  • Debido a su composición, permiten un aumento de la actividad biológica y disminuyen la erosión del suelo, protegiendo su estructura.

También puedes aprender ¿Cómo hacer una composta en el jardín de tu casa?

Tipos de abonos orgánicos que puedes hacer de forma casera

Estiércol

Tipos de abonos orgánicos, estiercol

Uno de los mejores abonos que podemos obtener totalmente orgánico es el estiércol. Es un tipo de fertilizante rico en nitrógeno y se obtiene directamente de las heces de animales como vacas, gallinas, cabras y conejos o simplemente comprarlo en lugares especializados. Para que este tipo de abono funcione de manera eficaz, debió haber estado en reposo por lo menos 60 días.

Humus de lombriz

Bastará simplemente conseguir lombrices californianas para obtener uno de los mejores abonos y de una forma muy económica, ya que ayuda a mejorar la textura del sueño. aporta gran cantidad de nutrientes, contribuye con la aireación del suelo y hace que las semillas germinen con mayor facilidad.

Enraizante natural con lentejas

Tipos de abonos orgánicos, enraizante con lentejas

Este tipo de abono orgánico es muy sencillo y rápido de obtener ya que solo basta con colocar lentejas en macetas, semilleros o botellas de agua para obtener un excelente enraizante por muy poco dinero.

Fertilización con recortes de hierba

La fertilización con recortes de hierba es excelente para devolver ese tono natural a tus jardines. Basta con dejar reposar por un día o dos  un recipiente de aproximadamente 20 litros con recortes de césped recién cortado o malas hierbas con agua. Luego, diluye una taza de hierba líquida con 10 tazas de agua y aplicarlas en la base de tus plantas para ver cómo vuelven a ser más radiantes que nunca.

Fertilización con granos de café

¿Sabías que además de animarte en las mañanas, el café puede ayudar a tus plantas? Resulta que la borra de café es una excelente fuente de nitrógeno y rica en antioxidantes. Por lo que bastará con espolvorear sobre el suelo para que brindes todas sus propiedades a las plantas.

Cáscaras de huevo

abonos orgánicos, cascaras de huevo

Las cáscaras de huevo son increíbles aliadas de tu jardín. Además de brindar excelentes propiedades como fertilizantes orgánicos para tus plantas, sirve como repelente de caracoles y orugas. Puedes triturarlas y espolvorear alrededor de las plantas, directamente en la tierra o colocarla en trozos alrededor de estas.

Composta casera o compost

La composta o compost es uno de los fertilizantes orgánicos más sencillo de preparar, incluso si vives en la ciudad. Basta con mezclar restos de comida y sustancias ricas en nitrógeno como hierbas, hojas y paja para enriquecer el suelo y mejorar tu jardín o huerto.

Plantar lavanda

La lavanda es conocida por sus grandes usos a nivel casero, sobre todo en la preparación de jabones y fragancias, no obstante, en el jardín es una excelente aliada ya que atrae grandes polinizadores que ayudan a aumentar la producción de tu huerto, polinizando mayor cantidad de flores.

Cenizas de madera

Fertilizantes naturales, ceniza de madera

Rica en potasio y fósforo, la ceniza de madera es ideal para el proceso de fertilización de forma casera que resulta muy sencillo de preparar. Solo basta con recoger la ceniza de madera quemada y diluirla en agua para regar las plantas.

Acolchado de hojas o mulching

Fertilizantes naturales, hojas, muching

Esta técnica de agricultura ecológica se basa en la colocación de barreras físicas en el suelo que evitan el paso de la luz y así proteger al suelo para que no se desarrollen malas hierbas. Para ello, se utilizan distintos materiales, orgánicos o inorgánicos en diferentes capas para proteger al suelo de los fuertes cambios de temperatura y la erosión.

Purin de gallinaza

Fertilizantes naturales, purin de gallinaza

Es un abono orgánico rico en nitrógeno que se obtiene a través del estiércol que generan las gallinas, aunque puede servir cualquier ave de corral, para abonar la tierra y mejorar la producción de tu huerto. Ahora que conocer todo sobre los abonos orgánicos, es momento de comenzar a fertilizar tu jardín o huerto para llenarlo de nutrientes y así obtener plantas frondosas y radiantes.

Vota por este artículo aquí:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4.50 de 5)
Cargando…